7/9/14

Especial Patriótico: Entrevista a Martha Riva Palacio Obón



Martha Riva Palacio Obón
Escritora y artista sonora. 
Nació en la Ciudad de México en 1975.
Estudió la Licenciatura en Psicología en la Universidad Iberoamericana y la Maestría en Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM. En 2011 ganó el XVI Premio de Literatura Infantil Barco de Vapor con su novela Las sirenas sueñan con trilobites. La cual fue seleccionada para el Catálogo White Ravens 2013 de la Biblioteca Internacional de la Juventud en Alemania. Su libro de poesía Haikú: Todo cabe en un poema si lo sabes acomodar -editado por Ediciones El Naranjo- ha sido seleccionado por el Programa de Bibliotecas del Ministerio de Educación de Chile y así como por el Programa de Salas de Lectura de Conaculta. En 2012 publicó también el álbum Querido Marciano -editado por Sana Colita de Rana. En este año publica también el poemario Pequeño elefante transneptuniano con Ediciones El Naranjo.
Sus paisajes sonoros, entre los que destaca Anatomía de las Mariposas, se han presentado en el 5º Simposium Internacional de Paisaje Sonoro por parte del Forum Klanglandschaft en Italia (2011), el Soundasaurus Festival en el EPCOR Centre for Performing Arts en Canadá (2012), la Conferencia Internacional organizada el Foro Mundial de Ecología Acústica (WFAE) en Grecia (2011) y Alemania (2012), así como The Border Project en el Museo de Arte de la Universidad de Arizona (2011) entre otros.

Hola Martha, espero te encuentres muy bien, agradezco por tu disposición para realizar esta entrevista, no sabes la dicha que me da poder entrevistar a la ganadora del premio Barco de vapor 2011 y Gran Angular 2013. 

¿Nos podrías contar sobre ti? ¿Siempre te visualizaste como escritora? O ¿Cómo es que salió a la luz tu gusto por la escritura?

Vengo de una familia de cuenta cuentos. Mi abuela materna era una de las mejores narradoras que conozco. Nos contaba de todo, sobre su infancia, cuentos clásicos así como historias que ella misma iba creando conforme nos las relataba. De ella saco esta adicción por contar historias. También mi mamá es escritora. Muchas veces, cuando yo llegaba del kínder, ella estaba sentada en la máquina de escribir terminando un guión para radio o televisión. Para entretenerme, me daba hojas y colores para que dibujara mientras terminaba su trabajo. Así empecé a escribir. Escribir es como jugar, es poner en papel esas historias que uno mismo se cuenta. Creo que siempre he tenido la necesidad de contar. 

En el año 2011 recibiste una grata noticia, ¿Cuál fue tu primer reacción al saber que ganaste el premio Barco de Vapor con tu novela Las sirenas sueñas con trilobites?, ¿Nos podrías hablar sobre tu obra?

En Las sirenas sueñan con trilobites retomo mi fascinación por el mar. No se tiene que vivir en la costa para sentir que perteneces al océano. De hecho yo creo que todos siempre tenemos esa necesidad de volver al mar y explorar sus abismos aunque sea con la imaginación. Después de todo, la vida surgió ahí. Esta novela surgió de mi necesidad de elaborar duelos personales y de reconciliarme –al igual que Sofía- con este océano que así como es maravilloso, a veces también puede ser aterrador. Tardé cuatro años en llegar a la versión final de esta novela. La metí a otras convocatorias y no sucedió nada. Estuve a punto de tirar la toalla pero mi pareja me animó a meterla al Barco de Vapor. Cuando me llamaron para avisarme que había ganado, tardé en que me cayera el veinte de qué se trataba. Y luego, con la adrenalina, me puse muy nerviosa y contenta. Mil cangrejos dorados escaparon de mi panza.

Haikú: Todo cabe en un poema si lo sabes acomodar, fue otra gran revelación, ¿Nos podrías hablar un poco sobre él?

Haikú siempre va a tener un lugar muy especial porque fue el primer texto que me publicaron. Comencé a escribir haikús para mí, pero no tenía muy claro qué hacer después con ellos. Mi mamá fue la que me sugirió que seleccionara algunos y los enviara a una editorial. En ese tiempo yo estaba en la Maestría en Artes Visuales en la UNAM y decidí también trabajar en la ilustración de los textos. En realidad la propuesta de este poemario es hacer un énfasis en el aspecto gráfico de los ideogramas japoneses. En sí, cada signo es –a nivel visual- una síntesis de la palabra que representa. Es fascinante y todavía creo que hay mucho por explorar por esa línea. 

¿Qué encontraremos en el poemario Pequeño elefante transneptuniano

Pequeño elefante transneptuniano es un poemario que escribí a la par de Frecuencia Júpiter. En mi imaginación, los veo como dos caras de un mismo proceso. Los seres humanos vemos a las estrellas como eran hace millones de años. Contemplamos su pasado, mientras su presente continúa siendo un enigma. Tal vez, aunque siguen brillando en nuestro firmamento, ya no existen; una de las tantas paradojas cósmicas. Pequeño elefante transneptuniano surge de la fascinación que me provoca desde niña este universo infinito que nació en un estallido cuya onda expansiva aún continúa. Soy radioastrónoma imaginaria. En este proyecto me cuestiono qué hay más allá de la muerte y de nuestra galaxia. 

Varios de tus libros han sido seleccionados por diferentes instituciones entre ellas la Biblioteca Internacional de la Juventud en Alemania, Programa de Bibliotecas del Ministerio de Educación de Chile y el Programa de Salas de lectura de Conaculta, ¿Pensaste algún día que eso pasaría? 

La verdad, no. Esperaba que me publicaran y que mis textos hicieran eco en quien los leyera, eso sí. Pero el que hayan sido seleccionados para formar parte de un acervo o de un programa de lectura, ha sido una sorpresa muy agradable. 

Sabemos que te gustan los paisajes sonoros, ¿Nos podrías decir que son? y ¿Cómo surge Anatomía de las mariposas?

El concepto de paisaje sonoro fue creado por el compositor y ambientalista Murray Schafer. Básicamente se refiere al conjunto de sonidos que forman parte de nuestro entorno. Ahora, al igual que con la pintura o la escritura, nosotros podemos –a través de la música y/o grabaciones de campo- componer un paisaje propio que sea reflejo de un lugar físico (mar, ciudad, etc.) pero que también aluda a nuestros procesos internos. 

Hay muchas formas de contar historias. Algunas las cuento escribiendo y otras, mezclando y editando los sonidos que capturo con mi grabadora. Anatomía de las mariposas es una de mis piezas consentidas. Surgió antes de que tuviera claro de qué iba a tratar Frecuencia Júpiter. Tuve la suerte de entrevistar a un guía en el santuario de las mariposas monarca cerca de Valle de Bravo y fue una revelación escuchar todo lo que me dijo. Para ellos, las mariposas son las almas de sus ancestros que vienen a visitarlos (llegan por el Día de Muertos). Este paisaje sonoro es un ensayo en el que exploro la relación entre el mundo espiritual y natural, así como esos encuentros breves que tenemos a lo largo de la vida que en su cotidianidad y sencillez, resultan tener una profundidad que elude a las palabras.

En el 2013, fuiste ganadora del premio Gran Angular, ¿Qué representó para ti este premio?, ¿Por qué Frecuencia Júpiter?, ¿Cómo es que surgió este título y cuál es su historia?

Júpiter es un planeta asombroso. Su campo magnético es tan poderoso que es posible captarlo por radio. La verdad es que –como nos pasa muchas veces- lo más difícil para mí es encontrar el título que sintetice la escencia de una obra. En este caso, recibí ayuda de un amigo: Quetzal León. Júpiter es –por decirlo así- el astro regente de mi protagonista. Es una fuerza cósmica que está ahí –cobijándola en ocasiones y en otras provocándole vértigo. Frecuencia Júpiter surgió de la necesidad de elaborar temas como esta sensación ominosa, apocalíptica, que acompaña a la violencia. Ganar el premio Gran Angular fue para mi una confirmación de que vale la pena arriesgarse –desde el punto creativo, claro. Y también es un reto para continuar aprendiendo y mejorando. Todavía me falta mucho por aprender y procesar como escritora.

Debo decir que Frecuencia Júpiter fue un libro que devoré, me gustaron los temas que tomaste, creo que después de los últimos capítulos le tengo fobia a las mariposas, y Emilia fue una protagonista que disfruté, ¿Nos podrías contar sobre ella y cómo es que esos temas la relacionan?, ¿Qué fue lo que te animó a usar temas tan fuertes para un libro LIJ?

Perdón por provocarte fobia. En realidad, yo siempre le he tenido fobia a las mariposas negras y se lo compartí a Emilia, que tiene mucho de mí cuando tenía diecisiete. En este libro, las mariposas negras me sirvieron como una metáfora potente para intentar expresar lo que es este miedo profundo, irracional que siente uno ante situaciones que de pronto te rebasan. Por otro lado, a lo largo de la vida, se nos acaba el mundo no una vez sino muchas. Es más, a la humanidad nos encanta fantasear con el fin del mundo. Gastamos un dineral en producir películas que nos muestran cómo vamos a acabar. Pero curiosamente, a veces pasamos por encima lo más obvio. Decidí hablar sobre estos temas en un libro LIJ porque creo que es necesario. Como nos ha tocado ver desafortunadamente en los últimos años, con frecuencia son los jóvenes los que quedan atrapados en fuego cruzado. A ellos también les afecta la violencia y también han sentido, al igual que Emilia, que su mundo se pone de cabeza. Los grandes temas de la literatura universal no son sólo para los adultos. Los niños y los adolescentes también viven en este mundo. 

Actualmente, ¿Cuáles son tus proyectos?, por favor cuéntanos de tus próximos libros.

Actualmente estoy por publicar dos textos para niños en edad preescolar con Ediciones El Naranjo: Beso y Cosquillas. También, a fines de septiembre saldrá una novela en la colección A La Orilla del Viento del Fondo de Cultura Económica. Les adelanto el título: Buenas noches, Laika. (De un modo u otro, siempre termino volando más allá de la estratósfera.)

Muchas gracias Martha por tu atención y por contestar este entrevista, espero te haya gustado. 

Muchas gracias a ti por invitarme Yesenia. ¡Fue un gusto! :D




No olviden leer y comentar nuestras entradas.

5 Susurros:

X dijo...

Cuando vi la entrada lo que más me llamó la atención fue el Haikú, AHORA EN LA ESCUELA SE HAN DADO UN POCO DE AUGE ESTE TIPO DE MOVIMIENTOS DE VANGUARDIA!!!!

Fernanda Gracia dijo...

Hola!!! no la conocia, pero su entrevista tuvo algo especial!!! me gusto mucho!! tengo ganas de leer libros de esta autora!! besos<3

Daniel Avila dijo...

No conocía a esta autora, pero seguramente llegue a leer algo de ella, me encanto tu entrevista.
Saludos :D.

Ni Ramírez dijo...

jajaja soy una más que le agarró fobia a las mariposas negras. Me parece una estupenda entrevista, por desgracia mi primer comentario fue eliminado.

Le yessie dijo...

ooowww yo quiero leer, las sirenas sueñan con trilobites :3
no la conocía pero creo que ahora la empezaré a leer, comenzando con su primer libro :3